Se produjo un error en este gadget.

30.12.13

Esas lapiceras que tan lindo escribían


No importa la fecha, lo que importa es que ha pasado mucha agua bajo el puente desde esa estúpida página inicial en donde me prometía tantas  cosas.                                                                                                                     
La parálisis realmente me preocupa. Siento que si no escribo nada dentro de ciertos períodos de tiempo, pierdo la identidad, o algo más valioso que eso. Mis voces emigran lejos, me abandonan y yo me quedo solo con este cuerpo aburrido, con esta caja de observación inútil.                                              
Debería culpar a las lapiceras de ésta tragedia. Esas malditas muditas que se empeñan en quedarse inmóviles entre mi dedo pulgar y mi dedo índice.                                                                                 
He desperdiciado muchas ideas y encadenamientos de esos que parecieran querer decir algo por su cuenta. Algo imperdonable, señores, imperdonable.                                                                                                                                                                                       
Pero no es para lamentarme que vuelvo a este sitio.                                                                                                                                     
No. No es eso.                                                                                                                                                                              
¿Para que vuelvo entonces?                                                                                                                              
No lo sé.                                                                                                                                                                                                 
Debería ser algo productivo. Descubrí hace muy poco, que cuando uno enciende un motor, en algún rincón del pensamiento aparece fugazmente el lugar de destino al que nos proponemos llegar. Es como la foto del folleto turístico pero sin la grandilocuencia y las mentiras.                                                                                           
Resulta interesante que al encarar una hoja en blanco no suceda lo mismo, y tenga que ir a ciegas, tanteando con las manos adelante, con cara concentrada y no sin incertidumbre.                                                                 
¿Y que es eso que hay más adelante que sea tan valioso? ¿Tan de respeto y ceremonia? ¿Qué es esa imagen que no se llega a definir hasta el final? ¿Tiene nombre esto? ¿Esta brea horrible?                                       
Es posible que si tenga nombre, y que otros ya lo hayan pronunciado con alegría. No solo eso, sino que lo hayan grabado en un collar y se lo hayan puesto al cuello. Lo hayan domado, domesticado, minimizado hasta dejar de respetarlo.                                                                                                            
Lo no desentrañado se esfuma fácilmente y nos quedamos mirando el espejo vacío. Y la inocencia del explorador, y la ignorancia bendita quedan atrás. Cae la barrera como un velo. Luego, con nostalgia, acariciamos esos juguetes despintados y lloramos para volver atrás en el tiempo.                                    
Yo no quiero domar ese desierto que me separa del misterio. No quiero conocerlo como a la palma de mi mano. No quiero domarlo.                                                                                                                         
Prefiero divagar, dar largos rodeos para llegar. Prefiero ir y venir como un lunático detrás de su musa.                                 
Lo poco que entiendo es esta pequeña diferencia.                                                                                                  
Seguir adelante, hermano querido.
Porque la vida entera depende de la ilusión.                                                                                                                
Dejame seguir adelante con estas manos que quieren hablar.                                                                        
Hasta el final de mis días.
 

 

    

 

Publicar un comentario